Informa Sedema sobre trabajos en barrancas de Dolores y Barrilaco

Informa Sedema sobre trabajos en barrancas de Dolores y Barrilaco


La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México informa sobre los trabajos que se realizan en las barrancas de Dolores y Barrilaco, de la tercera sección del Bosque de Chapultepec:


Como parte del Proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura se lleva a cabo un proceso de restauración ambiental en las barrancas Dolores y Barrilaco que contempla el mejoramiento del suelo y el manejo del agua que fluye en estas Áreas de Valor Ambiental.

Las acciones de restauración ambiental, que registran un avance del 98 por ciento, incluyen la construcción de poco más de 250 muros y gaviones que permitirán que los escurrimientos de agua durante la temporada de lluvias no erosionen el suelo, y se filtre al acuífero.

Las barrancas reciben distintos tipos de tratamientos para formar pequeños humedales con tecnologías alternativas basadas en la naturaleza.

Tras identificar 152 descargas de aguas residuales provenientes de viviendas en el polígono de las barrancas de Dolores y Barrilaco, se determinó crear nueve humedales artificiales que permitan procesar las aguas grises.

El objetivo de estos humedales construidos es procesar el agua que sale de las descargas y retener la humedad.



Se tiene previsto que estos humedales traten hasta 30 litros por segundo en la barranca Barrilaco, mientras que en la de Dolores, el sistema más grande, es para 3 litros por segundo.

Las obras de rehabilitación incluyen protecciones laterales de taludes con gaviones y muros de “morillos” (segmentos de madera) de forma paralela al talud para brindarles estabilidad, sobre todo a los taludes desgastados por la erosión provocada por los escurrimientos de agua.

También se crearon presas de piedra acomodada, que son estructuras de piedras colocadas transversalmente a la dirección del flujo de la corriente, que controlan la erosión y permiten el almacenamiento y la infiltración de agua.

Con piedra, arena y cemento fueron colocadas presas de mampostería de forma perpendicular a las cárcavas, con la finalidad de disminuir la escorrentía superficial, el almacenamiento de agua y la retención de azolves.

Los muros de Krainer consisten en una técnica de bioingeniería compuesta por troncos colocados de forma horizontal para estabilizar taludes y así evitar deslizamientos de tierra y procesos erosivos.

Los deslizamientos se contienen a través de muros de gavión; el gavión es una estructura permanente, permeable y ligeramente flexible, formada a base de cajones de forma rectangular, construidos con una malla de alambre de triple torsión llenos de piedra acomodada que permite estabilizar y evitar el crecimiento de las cárcavas, lo que permite una mayor retención e infiltración de agua.



Esta intervención en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, que está por concluir, tendrá amplios beneficios sanitarios y ambientales para los usuarios del Bosque de Chapultepec y vecinos de la tercera sección.

A estas acciones se suman las relacionadas con la promoción y difusión con los vecinos —a través de reuniones informativas— del uso de sistemas domésticos como biodigestores, biofiltros y geofiltros, que permitan reducir, desde su origen, los contaminantes de las aguas que se descargan a estas áreas.

De esta manera se mantiene la humedad y se reduce la erosión del suelo, al mismo tiempo que se disminuye la contaminación del suelo, de los mantos freáticos y de la vegetación de estas áreas de valor ambiental.

Hasta el momento se han plantado 24 mil árboles en la tercera sección, en la barranca de Dolores, y 2 mil árboles** en la barranca de Barrilaco.



Los murciélagos llegan a Chapultepec 
Presenta Martí Batres, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, “Quiróptera” Festival del Bosque de Chapultepec 2024 en honor a los murciélagos
Chapultepec busca sanar siete parques que están cruzando Reforma: Mónica Pacheco